España gratuito

Su carrito

Tu carrito

Total parcial:

Qué es un orgasmo: definición, cómo hacer para llegar, duración y tipos

Clasificación 4.6 de 5 (33 Opiniones de usuarios)
Cristina Pérez
Revisado médicamente por: Cristina Pérez

Modificado por última vez: 2022-12-07

Qué es un orgasmo y qué experimenta el cerebro al alcanzarlo

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, este vocablo proviene del griego ὀργασμός orgasmós y su significado es, exactamente, «culminación del placer sexual». Una definición más amplia de orgasmo podría ser «momento culminante o de satisfacción de la excitación sexual superior que se experimenta en las zonas erógenas o sexuales de hombre o mujer». En dicho instante, el cerebro experimenta una fuerte carga de trabajo, produciendo toda clase de hormonas y neuroquímicos. Entre estos, destaca la dopamina, la hormona responsable de la sensación de placer, deseo y motivación.

Cómo se siente en el cuerpo

Son cinco las etapas del éxtasis sexual:

Deseo Lo activa un elemento exógeno (contacto físico o una visión) o un elemento endógeno (pensamiento o cambios hormonales). El cuerpo se activa y la persona se muestra dispuesta a lo íntimo.
Exaltación Mayor flujo sanguíneo (técnicamente, se produce una vasocongestión) y primeras sensaciones de fuerte placer. Los órganos sexuales se humedecen o responden de un modo en que la penetración resulte propicia.
Meseta El ritmo cardiaco se acelera. Las sensaciones placenteras experimentadas en la fase de exaltación se ven enormemente ampliadas. Se experimentan enrojecimientos dérmicos y puede darse una respiración entrecortada.
Orgasmo Se llega al punto álgido, donde se libera toda la tensión acumulada. Aparte de la ya mencionada dopamina, el cerebro también segrega oxitocina y serotonina, vinculadas respectivamente a ternura y euforia.
Resolución Tras las contracciones, el cuerpo recupera su normalidad. Pueden aparecer sudoraciones. Los hombres tienden a necesitar un tiempo de recuperación, las mujeres, no todas.

Cuánto dura normalmente y cómo prolongarlo

Pese a lo que normalmente se cree, no hay diferencias notables en la duración que vengan determinadas por el sexo biológico, sino, más bien, por la sensibilidad de cada persona. Sin embargo, en promedio, respecto a cuánto dura un orgasmo en hombres y mujeres, hay diferencia. Los datos registrados hablan de 8.7 segundos de media en hombres frente a 10.9 segundos de media en mujeres. Que habitualmente el femenino sea más largo compensa de algún modo la mayor dificultad de estas para alcanzarlo.

Beneficios fisiológicos de alcanzarlo

Independientemente de las posiciones que se usen para alcanzarlo, y de si se experimenta solo o en pareja, las ventajas del éxtasis sexual son muchas:

  • Mejora el flujo sanguíneo: Más allá de lo que se siente de manera palpable, una de las consecuencias no tan claras, pero que realmente se agradecen, es la de una mejora del riego y, por ende, de la salud cardiovascular.
  • Levanta el ánimo y genera felicidad: Gracias a la secreción de dopamina y oxitocina por parte del cerebro, se alivian los síntomas de desánimo. No en vano, los estudios afirman una fuerte conexión entre el interés sexual y el bienestar general. Es más, el orgasmo durante el embarazo, debido, sobre todo, a la liberación de este último neurotransmisor, es muy beneficioso al promover un mejor alumbramiento y periodo de lactancia.
  • Ansiolítico y analgésico natural: Otro de los beneficios del orgasmo es su capacidad para reducir la sensación de estrés, así como para aliviar dolores y molestias varias. De hecho, se recomienda para quienes sufren migrañas o calambres menstruales.
  • Potencia el sistema inmune: El clímax sexual, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es capaz de estimular el sistema inmunológico si se alcanzan un mínimo de una vez por semana. Los estudios verificaron unos niveles de inmunoglobulina un 30 % superiores.
  • Mejora la salud de piel y cerebro: Aumento la hormona DHEA, haciendo que la piel se vea más tersa. Asimismo, el clímax sexual parece oxigenar el cerebro, lo que justifica el querer aprender cómo tener un orgasmo.
  • Quema calorías: Obviamente, si uno se masturba, serán pocas las que se quemen. Sin embargo, en pareja, y con todo el juego previo que exige el sexo, así como el propio encuentro amatorio, el aumento de la frecuencia cardíaca se traduce en quema de calorías.
  • Contribuye a la higiene del sueño: Alcanzar el orgasmo tiene un efecto sedante gracias a la liberación de endorfinas. Cobra un significado especial antes de irse a dormir, haciendo ideal el encuentro íntimo por las noches.

Significado del orgasmo en las relaciones de pareja

Muchos creen que el mejor encuentro íntimo con otra persona es el de clímax simultáneo. Sí puede unir a la pareja, pero el encuentro sexual no se basa únicamente en esto. No piense cosas como «si no puedo llegar al orgasmo al mismo tiempo que él, el encuentro se verá arruinado». En absoluto. Se puede trabajar para alcanzarlo al mismo tiempo, y el mejor remedio para ello es la comunicación. Sin embargo, teniendo en cuenta que al hombre le resulta más fácil alcanzar el clímax, tal vez sea más satisfactorio para ambos que la mujer lo alcance primero (uno puede ayudarse con el Satisfyer, por ejemplo). De esta forma, ambos se sentirán más relajados y podrán soltarse definitivamente. También pueden explorar posiciones para llegar al orgasmo ambos más fácilmente.

El orgasmo masculino y su idiosincrasia

Principalmente, son dos las fases en que abarcan su definición en el hombre:

Acumulación de esperma en la uretra posterior Se contraen epidídimo, próstata, vesículas seminales y glándulas periuretrales. Se transfiere y acumula el esperma, dirigiéndose hacia la uretra prostática. Respecto a cómo se siente un orgasmo en este punto, se habla de una fase de no retorno, en la que el hombre experimenta una sensación inminente de descarga eyaculatoria en la que ya no hay marcha atrás.
Descarga y expulsión Lo más claro que se siente con un orgasmo masculino es esta fase. Durante su desarrollo, se contraen los músculos estriados que circundan la base del pene. Estas contracciones se producen en intervalos de 0.8 segundos, lo que hace que la uretra haga lo propio y expulse cadencialmente el semen. Es esta espasmódica expulsión lo que otorga al varón el placer intenso del orgasmo propiamente dicho.

¿Se puede llegar a él sin que haya eyaculación?

Sí, y se trata de un clímax en el que el semen apenas se está presente o no lo está en absoluto. Muchos varones con esta capacidad acostumbran a ser multiorgásmicos. La condición se llama orgasmo seco, y también pueden provocarla ciertos medicamentos, como, por ejemplo, aquellos que tratan la hiperplasia benigna de próstata. Es algo que también es habitual en varones prepubertos que se masturban. El problema del clímax sin eyacular es que los hombres adultos pueden llegar a experimentar menos satisfacción o incluso dolor. Sin embargo, hay casos de orgasmo sin eyaculación que son mucho más intensos de lo normal. En estas situaciones, es casi como una bendición.

El orgasmo seco no se debe confundir con la eyaculación retrógrada o la aneyaculación

Los casos de eyaculación retrógrada se producen cuando uno se corre hacia dentro. Suena raro, pero es una corriente eyaculatoria que se desvía de su camino natural, tomando la vía de la vejiga. De primeras, no es un asunto que ponga en peligro la salud ni mucho menos va a interferir con la satisfacción sexual. El propio organismo se encargará de eliminar el semen que ha llegado a donde no debía llegar. La consulta con el urólogo debe darse si se presentan otros síntomas anómalos. Por otro lado, no se debe confundir la eyaculación retrógada con la aneyaculación, que suele acompañarse de dificultades respecto a cómo llegar al orgasmo. Esto suelen explicarlo problemas fisiológicos o psicológicos, por lo que acostumbra a requerir tratamiento.​

Cómo tener uno sin tocarse a través del sexo tántrico: ¿Es posible?

Complicado, pero cierto que puede alcanzarse sin tocar zonas erógenas, es decir, concentrándose en otras partes del cuerpo y, sobre todo, en la mente. Estos son los seis consejos que debe aplicar para empezar a practicar sexo tántrico y lograr alcanzar un orgasmo sin tocarse el pene o la vagina:

  • Mentalícese: Si busca cómo tener un orgasmo sin estimular de forma directa las zonas erógenas, el primer paso es el de soltar la mente para que la energía orgásmica fluya en usted.
  • Atmósfera propicia: Debe generar un contexto ideal para ello. Por tanto, a nivel material debe rodearse de objetos y un set lumínico que le produzcan tranquilidad y le metan en faena.
  • Iníciese: Es bueno meditar y comenzar con respiraciones profundas, limpias. Imagine dichas respiraciones, fúndase con ellas, sienta la energía moviéndose desde el chakra raíz.
  • Quiérase: Para lograr placer energético, debe pensar en usted como en un todo de amor. Llénese de buenos sentimientos y transicione a la sensualidad de forma suave, excítese de a poco, incluso con música.
  • Prepare su organismo: Generalmente, hay posiciones para llegar al orgasmo tántrico mejores que otras: especialmente, tumbados o en la posición de loto. Siga el ritmo de su respiración, con la columna moviéndose en balanceo, llevando la energía y el placer de los genitales hacia el resto del cuerpo. Dedique de 10 a 20 minutos a ello, explore nuevas secuencias y vea a dónde le lleva la experiencia.

El orgasmo femenino y sus características

A grandes rasgos, la fisiología del culmen del placer sexual en la mujer se caracteriza por una unión intermitente de fibras y proteínas en la musculatura, tensionándola y relajándola. Se da, primordialmente, en el área genital. Generalmente, se presentan sofocos, ritmo cardiaco superior y una presión arterial aumentada. Asimismo, la piel, principalmente en rostro y pecho, toma un tono rosáceo, mientras que se incrementa la sensibilidad anatómica.

Tipos de orgasmo en la mujer

Básicamente, se diferencia entre cuatro formas:

  • Clitoriano: Como su propio nombre indica, está provocado por la estimulación del clítoris. Acompañarse con el Satisfyer, el popular juguete sexual, puede contribuir enormemente a la hora de buscar cómo hacer que una mujer llegue al orgasmo clitoriano.
  • Cervical: Se logra tras presionar con profundidad o rozar el cuello uterino, algo que estimula los nervios que lo rodean. Para convertir esta área en una zona erógena potente, los ejercicios de Kegel pueden contribuir enormemente.
  • Vaginal: El elemento central del placer aquí es la vagina, que es quien transmite la sensación de placer. Eso sí, también es común que se contraigan otras zonas con resultados placenteros, como, por ejemplo, el ano.
  • Mixto: Consiste en una combinación de dos de los anteriores o incluso de los tres. Es uno de los tipos más intensos y largos que hay, sobre todo si uno de los elementos de la combinación es el clitoriano.

Cómo hacer que una mujer llegue rápido y fácilmente al orgasmo

Son cinco los consejos que se ofrecen para ello:

  • Contexto: Logre que su cabeza y cuerpo estén en sintonía. No vaya demasiado rápido. Puede empezar, por ejemplo, con un masaje con sus manos que la ponga a tono. Muéstrese positivo. Llévela a cenar o al cine y cree un clima de cierta tensión sexual.
  • Piano piano: Si no se ha mojado todavía, no vaya directo a sus zonas erógenas. Puede comenzar con besos en la boca, cuello, espalda, vientre... La paciencia es clave respecto a cómo provocar un orgasmo en la mujer. Tómeselo con calma.
  • El clítoris, ese gran aliado: Aunque no es un botón milagroso, la estimulación clitoriana es determinante para llegar al orgasmo en una gran cantidad de mujeres. Algunos estudios indican que casi un 40 % de féminas necesitan de esta para llegar al clímax.
  • Compruebe que está mojado: La lubricación es esencial, ya se busque un orgasmo clitoriano, vaginal, cervical (cuello uterino) o mixto. Y es que, en caso contrario, en lugar de placer, generará dolor. Es más, en la penetración hasta podría lesionarse también usted.
  • Cuide los olores: El olfato juega un papel importante en el sexo dado que conecta con nuestra naturaleza más primitiva. Si no quiere ver arruinado el encuentro sexual, cuide su higiene. Use ropa limpia y busque fragancias que simulen olores causados por altos niveles de testosterona.

Cómo llegar al orgasmo más tarde: El caso de la eyaculación precoz

Son muchos los trastornos sexuales. Aunque la mujer también puede padecerlos, debido al tipo de sociedad en la que vivimos, es el hombre quien parece sufrirlos más. Algunos de ellos pueden no ser de importancia, sobre todo si se dan de forma puntual. Sin embargo, otros sí son preocupantes, como es el caso de la eyaculación precoz recurrente, que es un orgasmo que se produce antes del tiempo normal en varones. Respecto a cómo provocar un retardo en el clímax masculino, son varias las opciones, entre las que destacan los fármacos específicos o el masturbarse un par de horas antes al encuentro. También puede recurrir a preservativos retardantes, así como trabajar la gestión de la excitación y la ansiedad a través de terapias psicológicas. Por último, los ejercicios de Kegel, entre otras prácticas, también pueden ayudarle.

¿Es normal sentir dolor de cabeza durante el orgasmo?

Durante un encuentro íntimo, puede sufrir dolores. Uno de los más comunes es la cefalgia, que en ocasiones se manifiesta durante el climax. Si sucede de forma puntual, el dolor de cabeza en el orgasmo, no ha de ser preocupante. Si se repite con frecuencia, debe buscar asesoramiento médico, ya que puede obedecer a diferentes problemas, como la aneurisma intracraneal, una malformación arteriovenosa, una disección o una enfermedad en las arterias coronarias, entre otros, y debe atajarse sanitariamente por un profesional cualificado.

Referencias

Opiniones de usuarios

Angélica
2022-08-18 09:45

Somos compradores repetidos.

Elizabeth
2022-09-06 21:10

¡Bravo, bien hecho!

Sandra
2022-09-26 11:10

Es una obviedad.

Política de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación, incluir anuncios o contenido personalizados, y analizar el tráfico web. Al hacer clic en «Aceptar todo», usted acepta nuestro uso de cookies.

Aceptar todo